¡¡ Bienvenidos a la Escuela Infantil Municipal "La Curva"!!


ESCUELA INFANTIL MUNICIPAL "LA CURVA" TÚ MEJOR OPCIÓN! PREGÚNTANOS!!

miércoles, 5 de septiembre de 2018

¡COMENZAMOS EL CURSO 2018/2019!

¡¡ BIENVENIDOS A LA ESCUELA!! 

COMIENZA EL CURSO 2018/2019 Y CON ÉL, EL PERIODO DE ADAPTACIÓN.
Resultado de imagen de el periodo de adaptación en educación infantil

EL PERIODO DE ADAPTACIÓN A LA ESCUELA INFANTIL:

Vamos a comentar brevemente en que consiste el periodo de adaptación para que también os sirva de reflexión y ayuda para resolver las dudas que podáis tener sobre este periodo o de algún modo superar la angustia, si la hubiera, que os puede suponer dejar al niño/a en la Escuela Infantil.
Sabemos que el ingreso en la escuela infantil supone un cambio muy importante para el niño/a, “normalmente” es la primera vez que se separa de su familia, sale de su hogar para pasar a un espacio totalmente desconocido, con adultos desconocidos y con otros niños/as.

Las familias también sufrís una adaptación, ya que suele ser la primera vez que os separáis de vuestro hijo/a. Y lo mismo sucede con las educadoras, que también tienen que adaptarse, cada niño/a es diferente, hay que conocerle, saber sus gustos y preferencias, y conseguir que disfrute y sea feliz en los primeros momentos, y luego, durante el curso.

La entrada del niño/a en la escuela infantil supone para él/ella un importante cambio: Implica la salida del entorno familiar donde el niño/a ocupa un papel determinado, con una forma determinada de comunicarse y con un espacio que conoce, que le da seguridad y protección, y todo esto va a modificarse: su mundo de relaciones va a ampliarse al salir del círculo estrecho familiar, nuevos adultos y nuevos niños/as, y va a entrar en contacto con un nuevo espacio: la escuela.
Este será paso muy importante en la vida del niño/a, y aunque en algunos casos al principio la separación le resultará dolorosa, el niño/a lo irá asimilando, y gracias a esta separación se incrementará su autonomía personal y su grado de socialización. Además de ser un paso necesario para aprender que los cambios no tienen por qué ser malos.
El niño/a experimenta cambios en las áreas de: higiene, alimentación, sueño, rutinas,.... Las rutinas que se establecen en la Escuela Infantil, les ayudan en su organización del tiempo y la actividad, a relacionarse con sus iguales, con los adultos y en la organización del espacio y objetos.

Es posible que durante este periodo puedan aparecer en el niño/a conductas de rechazo:
·                                 Hay niños/as que desde el punto de vista somático pueden tener alteraciones de sueño, de alimentación, vómitos…
·                                 Algunos sienten ansiedad ante la separación y pueden sentir abandono, miedo, surgen los celos de los otros hermanos, o pueden tener comportamientos agresivos.
·                                 Desde el punto de vista afectivo y social se observa:
o                                                Niños/as que lloran: es la manifestación más generalizada.
o                                             Niños/as que no lloran y participan en la escuela de forma resignada porque la actividad les resulta novedosa, pero en el hogar manifiestan conductas negativas.
o                                              Niños/as que lloran y se niegan a ser atendidos por extraños.
                        Niños/as que los primeros días no lloran porque al principio les resulta novedoso y divertido, pero que con el paso de los días comienzan a llorar ya que se dan cuenta que no es algo puntual y por lo tanto comienzan a mostrar su rechazo.
o                                                Niños/as que se mantienen aislados, no participan, no se relacionan, permanecen sin moverse.
o                                                Niños/as que se aferran fuertemente a algún objeto que traen de casa, participan pero con el objeto en la mano.
Debemos saber que estas son manifestaciones normales de este periodo y que si lo entendemos de una forma natural estaremos ayudando al niño/a en la resolución de este proceso que es el periodo de adaptación.

Para todo ello va a necesitar que le ofrezcamos una gran comprensión y ayuda, ayuda que no consiste en evitar sus sentimientos y conflictos, sino en entenderlos. Y que comprendáis que cada niño/a tiene un ritmo de adaptación personal que hay que respetar.
Cuando hablamos de la separación mutua de niño/a-familia, entendemos que no sólo se adapta el niño/a, sino que las familias van a tener que adaptarse también.
Las familias tendréis una gran influencia en sus temores, sus expectativas, su ansiedad,... todo lo que vosotros sintáis: La inseguridad, la culpabilidad por la separación, el temor ante el cuidado que vaya a recibir el niño/a,..... todo eso son sentimientos habituales en las familias, pero debéis cuidar al máximo vuestras manifestaciones externas, para no trasmitir al niño/a inseguridad.

Consejos para familias:
De forma que, algunos consejos que podemos daros son:
·                                 Lo que hemos comentado, recordaos que vuestra actitud es muy importante. Es necesario no actuar con inseguridad, duda o culpabilidad.
·                                 Durante el periodo de adaptación, en la medida de vuestras posibilidades es conveniente que intentéis llevarle y buscarle vosotros, eso le dará seguridad y se acostumbrará antes al cambio.
·                                 Debemos evitar el chantaje afectivo de “no llores que mamá se va triste”, o la mentira “no llores que mamá viene ahora”.
·                                 Las despedidas tienen que ser rápidas. Cuando sea la hora de marchar es mejor no alargar la situación: decir adiós con seguridad y alegría. Es importante que no piense que la marcha de la familia es opcional o que si protesta con fuerza impedirá la partida.
·                                 No prolongar las despedidas en exceso. Hay que trasmitir al niño/a que lo que estáis haciendo es lo mejor para él/ ella.
·                                 Dejaremos que el niño/a lleve, si así lo desea, su juguete favorito, algo que le sea familiar y le mantenga unido con su hogar.
·                                 No es un buen momento para introducir más cambios en la vida del niño/a (quitar pañales, cambio de habitación...) Será conveniente esperar a que supere el proceso de adaptación.
·                                 Evitar al recogerle frases como “ay, pobrecito/a, que le hemos dejado solito/a”, “qué te han hecho?”
·                                 Puede que el niño/a, en el reencuentro con las familias llore o muestre indiferencia, estas son algunas manifestaciones que no deben angustiarnos, a veces el niño/a también experimenta sentimientos ambivalentes, contradictorios, al mismo tiempo siente la separación con la educadora y el deseo de ir con sus familiares.
·                                 Es posible que surjan pequeñas dificultades, no os alarméis, solo está adaptándose a un ritmo diferente.
·                                 Ese pequeño desequilibrio del inicio del curso debe contemplarse desde una actitud serena de normalidad.
Objetivos para las familias
Os proponemos como objetivos para vosotros/as:
·                                 Que superéis la angustia de la separación.
·                                 Que confiéis en el equipo.
·                                 Que las entradas en el aula deben ser rápidas.
·                                 Que os despidáis de vuestros hijos/as sin engaños y con seguridad.
·                                 Que conozcáis y valoréis el periodo por el que pasan vuestros hijos/as.
                 Que en la medida de lo posible si el niño/a tiene adquirida la marcha pase andando para que así la educadora no tenga que desprenderlo de vuestros brazos.
Objetivos para los niños/as
En cuanto a los niños/as, en el periodo de adaptación es muy importante la separación con las familias, pero no es solo eso, podríais pensar que si vuestro hijo/a no llora, se muestra contento y confiado, no necesita un periodo de adaptación.
Pero este periodo implica otras muchas cosas: durante este periodo el niño/a debe:
·                                 Aceptar el nuevo espacio y ser capaz de moverse libremente en él.
·                                 Explorar el nuevo material.
·                                 Adaptarse a las rutinas.
·                                 Comprender y recordar las normas y pautas que la educadora va estableciendo.
·                                 Establecer vínculos de afectividad con la educadora y los demás niños/as.
·                                 Admitir progresivamente la separación de su familia.


Estos son algunos pequeños consejos para que os sea más fácil la adaptación de vuestros pequeños/as en la escuela, pero cualquier duda que tengáis estamos a vuestra disposición.

Un saludo:

Equipo E. I “La Curva

No hay comentarios:

Publicar un comentario